LIFE at Wheaton Bible Church

Home of Wheaton Bible Church's Quarterly Magazine

El Plan de Dios, El Tiempo de Dios, Para Gloria de Dios

Próximo capítulo de la Iglesia del Pueblo

(Read in English)

Tuve la oportunidad de observar de cerca la reciente transición de liderazgo de la Iglesia del Pueblo, la congregación de habla hispana de Wheaton Bible Church. Y mientras observaba, capté vistazos y tuve la impresión de que algo especial, aún milagroso, estaba aconteciendo.

Después de entrevistar el equipo de líderes de la Iglesia del Pueblo—Hanibal Rodríguez, Sergio Villanueva y Juan Marcos Gómez—y ahora poniendo algo de esa conversación por escrito, estoy verdaderamente asombrado y convencido de algunas verdades. Dios ha estado preparando a estos hombres toda su vida para esta misión. Sus trasfondos familiares, experiencias de vida, pasiones y caminos de fe, y aún la amistad compartida antes de llegar aquí, todo testifica de la meticulosa atención de Dios al detalle mientras Él obra en su Reino. Aun más sorprendente es la manera que Dios ha sellado a estos hombres con un espíritu de unidad, humildad y compromiso incondicional a Sus propósitos.

Así que, si tú te has preguntado acerca de lo que está pasando en la Iglesia del Pueblo, te invito a nuestra reciente conversación. Lee por ti mismo algunas de las evidencias de cómo Dios está trabajando en nuestra congregación de habla hispana—como Él está haciendo algo nuevo y como está usando a tres fieles y admirables siervos para liderar en el camino de este próximo capítulo de la Iglesia del Pueblo.

—Dave Thomson, Director de Comunicación 


En agosto del 2011, ustedes tres fueron parte de una reunión del liderazgo de la Iglesia del Pueblo. Después que todos compartieron su visión para el año, el Pastor Al Guerra anunció que Dios lo estaba llamando a plantar una iglesia y que iba a presentar su carta de renuncia.

¿Cómo respondieron a esto?
¿Cómo les dio Dios dirección? 

HANIBALPara mí, mis pensamientos inmediatos fueron, “¿Qué vamos a hacer? ¿Nos está llamando Dios a plantar una iglesia? ¿Nos está llamando a quedarnos aquí?” Fue un tiempo en el que automáticamente teníamos que empezar a pensar, y uno de mis primeros pensamientos fue que teníamos muchas cosas que resolver.

JUAN MARCOSFue definitivamente un tiempo de solamente pensar y orar y de estar solos y buscar al Señor para saber cuál sería el próximo paso a seguir a nivel personal , a nivel de familia y a nivel congregaciones.

SERGIOCada uno de nosotros no quiso hablar con mucha gente. Yo no quería influenciar o ser influenciado. Sólo necesitaba estar con mi esposa y empezar a orar. Coincidentemente, en esos días, algunos de nosotros estábamos tomando vacaciones. Así que los tres no estuvimos juntos para nada.

Después de dos semanas, cuando finalmente nos juntamos, cada uno regresó con una decisión ya tomada. Yo sentí que el Señor me estaba llamando a perseverar. “Persevera donde tú estas,” eso es lo que obtuve de mi tiempo de oración, yendo a la Palabra, y buscando consejo.

HANIBALPara mí no fue tanto hablar o llamar a personas. Mi familia y yo nos fuimos de vacaciones. Fue un tiempo entre mi esposa, Dios y yo. Estuvimos hablando los tres. Y lo que Dios trajó a mi corazón fueron básicamente dos cosas: ¿Quién va pastorear a esta gente? Lo segundo fue mi familia. Estas fueron las cosas que sobresalieron. Y eventualmente llegué a esta convicción—supe que me tenía que quedar. Sin saber por cuanto tiempo. Solo sabía que nos teníamos que quedar, porque habían ovejas que necesitaban cuidado, especialmente ahora.

Sergio Villanueva, Pastor de Alabanza

JUAN MARCOSTan pronto como nos juntamos y empezamos a hablar, fue increíble ver como Dios había estado trabajando en nuestras vidas y preparándonos para esto. Regresamos con algunas ideas similares de cómo manejar esta transición. Pensamos acerca de la composición de este equipo pastoral y vimos nuestros roles de la misma manera. Fue todo muy natural, como ensamblando las piezas de un rompecabezas.

HANIBALNo hubo ninguna discusión acerca de quién iba a ser qué. Nada de eso. Estuvimos de acuerdo. Todos queríamos lo mismo. Todo encajaba. No hubo confrontaciones; todo encajaba bien.

Cuéntennos acerca de su primer servicio de adoración. 

HANIBALCuando pienso en ese primer servicio, recuerdo el sentimiento de “no saber”. De incertidumbre acerca de lo que iba a pasar. No sabiendo quien se iba a quedar.

Como ustedes saben, para una comunidad hispana, es algo normal seguir al líder. Cuando encuentra un buen líder, la gente lo sigue—es una de las razones por la que nuestra gente viaja tantas mi-llas solo para venir a la iglesia. Así es. Es nuestra cultura. Así que, como el pastor había estado aquí trece años, estábamos esperando que algo cambiara.

Pero el hecho fue que, no sabíamos cuanta gente iba a llegar, y sabíamos que algunas personas podían estar aquí solo para ver como iba a salir todo.

Finalmente ese domingo en la mañana estoy sentado en la primera fila del santuario, y le digo a Sergio, “Esto va a ser mas difícil para ti, porque tú vas a ser el primero que va a ver quien está ahí.” Yo le dije que yo no iba a mirar—No me voy a voltear. Lo voy a dejar así.

SERGIO: Entonces, fue a propósito que no teníamos idea de cuántos iban a llegar. Pudo haber sido un recuerdo inconciente de la historia de David haciendo el censo, o porque el Señor nos dio este sentir de no contar a la gente. Es como que Él estaba diciendo, “solamente cuenten conmigo. Yo voy a estar ahí. Y si tienen cinco o diez personas, estará bien.”

HANIBALTambién sentimos algo temprano esa mañana—cuando empezamos a orar con nuestro equipo a las 10:30.

SERGIOHabíamos un grupo como de quince, incluyendo al equipo de alabanza y los Ancianos. Me acuerdo que dijimos que aunque solo hubiéramos quince allí, estaríamos bien. Y todos lo sentimos. Teníamos un sentido tangible de gozo.

HANIBALEs difícil explicar porque estábamos tan gozosos. Para los tres, parte de todo era el estar emocionados de que estamos empezando un capítulo nuevo en la historia de la Iglesia del Pueblo y que Dios en su misericordia y gracia nos unió. Para algunos de nuestros líderes laicos, era la emoción de nuevos comienzos y el deseo de servir.

¿Qué más fue diferente esa mañana? 

Juan Marcos Gomez, Pastor de Vida en Comunidad

SERGIOEl pastor Bugh vino a demostrar y expresar su apoyo, el de la congregación americana, y el de los ancianos de la iglesia. El dijo, “Nosotros los amamos.” Literalmente dijo que Wheaton Bible Church ama a los inmigrantes y que estaban invirtiendo muchos recursos en Puente del Pueblo, un ministerio que sirve a una comunidad mayormente inmigrante. Nos habló acerca de la iniciativa MOVE para alcanzar los inmigrantes del Norte de África en Francia.

Después de que dijo esto, la gente comenzó a aplaudir. La gente comenzó a regocijarse, porque era lo que necesitaban escuchar del liderazgo de la iglesia, que éramos amados y que tenemos un lugar aquí.
¿Cuánta oración ha habido en esta transición? ¿Qué rol ha jugado la oración? 

SERGIODesde el principio, la oración ha sido muy importante. Lo que vino a nosotros de una de nuestras primeras reuniones de oración fue el ánimo que viene después de orar juntos. Nosotros dijimos que si podíamos traer este espíritu de oración a la iglesia, estaríamos bien. Fue un sentido de que Dios es bueno, de que Dios está en control, y de que Dios nos ama. A pesar de nuestras debilidades y nuestras fallas, El ha prometido edificar Su iglesia. Así que fuimos completamente animados para justamente obtener el sentido de unidad entre nosotros en esos momentos.
Enseguida, en Septiembre, llamamos la iglesia a un mes de oración. Dijimos que necesitábamos estar en oración el mes entero, y que íbamos a tener una noche especial de oración el viernes quince.

Esa noche tuvimos 60 o 70 personas. No fue un número muy grande, pero se podía ver que esas personas eran quienes tenían compromiso con la iglesia, que amaban la iglesia, y que podíamos contar con ellos.

Después de eso los hombres de la iglesia dijeron, “Necesitamos orar”. Y se reunieron; luego el ministerio de mujeres se reunió—porque sentían la necesidad de orar. Así que ese mes enfatizamos la oración. Y vemos la necesidad de seguir haciéndolo.

En tanto nos movemos a través de la transición, hemos continuado haciendo de la oración una prioridad. Ante de comenzar a hacer planes y programas o comenzar algo, decimos, “Necesitamos orar”. Cuando nos juntamos con los dos Ancianos quienes son parte de nuestra congregación (Martín Hernández y José Luís Orta), nosotros cinco comenzamos orando. Cuando nos encontramos en nuestras casas, oramos. Una de las lecciones que hemos aprendido a media que atravesamos esta transición es cómo Dios usa los tiempos duros para atraernos a Él—usando esas circunstancias y trabajando a través de ellas de tal manera que puede hacer Su voluntad y Su propósito en nuestras vidas. Así que nuestra primera reacción debería ser buscarlo a Él y no tratar de salir de la situación que nos resulta incomoda tan pronto y tan rápido como podamo
Además de la oración, ¿que mas han ustedes enfatizado? 

HANIBALNosotros hemos sido una iglesia centrada en la Biblia, ambas congregaciones. Y siempre hemos estado inclinados en hacer énfasis en la doctrina—manteniendo la doctrina correcta y enseñando la doctrina correcta. Como quiera, durante esta transición hubo personas que vinieron y dijeron, “¿Qué acerca de la doctrina? ¿Qué va a pasar? ¿Vamos a cambiar?”
De tal manera que justo en ese momento quisimos estar seguros de que la Biblia este siendo enseñada y que la doctrina correcta esté siendo enseñada en la congregación. Desde nuestro púlpito los domingos en la mañana, desde nuestras enseñanzas los miércoles en la noche, desde nuestras enseñanzas en las reuniones de ministerio y reuniones, todo tiene la misma línea bíblica. Ésta es una de nuestras prioridades. Estamos teniendo gran cuidado de eso.

¿La visión de su congregación se mantiene la misma o ha cambiado? 

SERGIOHa habido un poco de ambas. Nosotros necesitábamos consistencia, pero habían algunas áreas de ministerio que necesitábamos cambiar. Por ejemplo, sentimos que la congregación necesitaba crecer en términos de compartir, amar, y cuidar los unos de los otros. Así que comenzamos a hablarle a la gente acerca de eso. Lo hicimos desde el principio y ha sido muy intencional. Estamos invitando gente a nuestros hogares. Hemos estado mandando mensajes, “Quiero estar contigo. Me gustaría ir a tu casa. Queremos hablar. Queremos tomar un café.” Así que por un periodo de varias semanas, estuvimos continuamente encontrándonos con la gente de nuestra congregación.

Otra área que ha sido muy intencional es el tomar nuestra misión a la comunidad—más allá del edificio de la iglesia. Nuestra congregación está conformada por mucha gente que vive lejos y viaja a nuestra iglesia. Así que el miércoles por la noche, nuestro plan es continuar nuestro servicio de oración y adoración aquí como grupo comunitario, pero también tener un grupo que se encuentre en Puente del Pueblo. En efecto, para el tiempo que esta historia sea publicada, ese grupo, en los Apartamentos Timberlake en West Chicago, estará comenzando a reunirse. Y esperamos comenzar otro más antes del final de año en Bolingbrook o Melrose Park. Y el próximo año comenzar más en Schaumburg, Joliet o Chicago.

No queremos una iglesia que sólo atraiga la gente aquí. Necesitamos ir donde la gente está y estar allí y entrar a sus vidas. Ese es nuestro deseo.

JUAN MARCOSOtra cosa que vimos que es muy importante fue comenzar a ayudar a la gente a conectarse a la iglesia cuando recién llega. Queremos que ellos logren conocer algunos de los diferentes ministerios y la gente aquí. Así que inmediatamente comenzamos una clase que es una combinación de lo que la congregación de habla inglesa ofrece en sus Comienzos y las clases Alfa—un encuentro relacional que construya relaciones y que hace algunas cosas: Introduce algunos de los temas principales de la Biblia, describe lo que significa tener una relación con el Señor, y comienza a conectar la gente al curso de la iglesia y del ministerio aquí.

Cerca de 20 personas, algunas nuevas en la iglesia y algunas que han estado asistiendo, vinieron a nuestra primera clase en octubre. Esa fue una gran respuesta.

¿Han estado sus Ancianos involucrados en la transición? 

Hanibal Rodriguez, Pastor de Enseñanza

HANIBALEsa es otra señal de la fidelidad de Dios y su misericordia con nosotros. Hasta el año pasado en la historia de la Iglesia del Pueblo y Wheaton Bible Church, siempre habíamos tenido solamente un Anciano. Manny Favela sirvió fielmente por muchos años. Recientemente, el número de los Ancianos de la Iglesia del Pueblo se ha incrementado a dos y José y Martín pasaron a ser Ancianos. En la manera como lo vemos, es excelente no solamente porque tenemos dos Ancianos que son Hispanos, pero también que ellos conocen las necesidades de nuestra congregación, y son nuestra voz.

Estos dos hombres están realmente involucrados en el ministerio. Tienen un corazón por las ovejas y por la congregación. Eso es una cosa. Y otra cosa es, ellos han jugado un papel muy importante. Se podría decir que han sido de apoyo emocional y espiritual para nosotros, y apoyo espiritual y emocional para la iglesia. Ellos conocen bien la congregación, y tienen también la habilidad de moverse en las dos congregaciones. Así que su rol, en la forma que lo vemos, ha sido como el de un puente que necesitábamos para este tiempo y una voz de nuestro lado hispano al lado de habla inglesa.
¿Qué le ha sucedido a sus ministerios? 

JUAN MARCOSDefinitivamente hemos tenido que hacer ajustes. Es un desafió para todos nosotros a diferentes niveles. Pero la cosa buena es que vemos que la gente está emocionada. Se está levantando. Gente que quizás no está sirviendo en la misma capacidad están emocionados haciendo algo que no habían hecho. Sí, hay más trabajo para todos, pero al mismo tiempo, hay justo un gran espíritu de cooperación y unidad y el querer ser parte de lo que Dios está haciendo.

HANIBALNo hemos cambiado muchas cosas del ministerio. En realidad, todo continúa corriendo. Hay un ministerio o dos que están en pausa, pero la iglesia sigue marchando de la manera que lo ha hecho.

SERGIOSí, y es bueno escuchar a la gente diciendo, “Dígannos que podemos hacer. Dígannos como podemos servir.” Eso ha sido lo mejor. La congregación ha respondido muy positivamente.

HANIBALEs muy positivo. Desde el equipo de alabanza-y-adoración, a la vida en comunidad, a la enseñanza y predicación, a los ministerios, la gente ha respondido. Y en los tiempos que nos hemos equivocado en algo, ellos nos han extendido gracia y nos han dicho: “Bueno, está bien. Estamos en período de transición.”
Dígannos acerca de otras evidencias de la presencia de Dios y Su confirmación de su dirección y visión. 

HANIBALAntes de la transición nosotros habíamos reunido un grupo de hombres que creímos Dios había puesto juntos para velar por la iglesia, y estábamos en el proceso de imaginarnos qué papel podrían jugar estos hombres. Ahora estamos muy agradecidos que este grupo ha permanecido en su lugar—muchos de ellos se quedaron y han estado aquí para caminar con nosotros. Dios ha seleccionado un grupo de hombres que sostienen y apoyan la iglesia.
Otra señal grande fue la forma como la congregación de habla- inglesa y el liderazgo, el personal y los Ancianos, nos han acogido. Ha sido sorprendente. Hemos sido invitados por el Pastor Rob a unirnos a la reunión semanal del Equipo de Liderazgo. En la reunión de los Ancianos, todo el grupo impuso las manos sobre nosotros y oraron por nosotros. Por dondequiera que íbamos, la gente nos decía, “Estamos orando por ustedes muchachos. Estaremos con ustedes muchachos.” Todas estas cosas fueron una prueba de la mano de Dios sobre nuestra congregación.

SERGIOPara mí, la celebración conjunta de los bautizos fue una confirmación especial. Cerca del final del servicio, nos paramos en frente de la congregación y el personal y los Ancianos se levantaron a orar por nosotros.

Cuando estábamos haciendo eso, oré por la gente que habla inglés o español, y dije, “Que en este lugar se adorará. Adoraremos juntos a Dios en esta iglesia, la gente cuyo lenguaje nativo sea el inglés, español, chino u otro lenguaje.” Más tarde, el Pastor Ejecutivo y de Discipulado, Jeff Walser, me dijo que él y su esposa habían invitado a su nueva vecina china, quien vino esa noche. Ella dijo, “Oh, él dijo “China.’”. Esa invitada se sintió muy valorada, porque cuando estaba orando, creo que estaba orando una oración profética que nosotros queremos ver que otros lenguajes se hablen y adoren aquí en este lugar. Queremos ver eso. Y yo sé que veremos eso en el futuro.

¿Qué ha cambiado y que ha permanecido lo mismo para usted? Antes de la transición ustedes tenían un papel de apoyo, ahora su papel es clave. ¿Estaban preparados para eso? 

SERGIOEstamos todavía haciendo lo que creemos hemos sido llamados a hacer. Quiero decir, que el llamado no ha cambiado. Es solo la naturaleza de las responsabilidades y cómo se desarrollan semana a semana. Puedes decir que el trabajo es más duro, pero es un desafió gozoso tener la responsabilidad por la gente. El Señor vio lo que iba a suceder. Él nos llamó a hacer lo que Él nos llamó a hacer—y Su llamado fue desde mucho antes de lo que ha estado sucediendo.

One comment on “El Plan de Dios, El Tiempo de Dios, Para Gloria de Dios

  1. Pingback: God’s Planning, God’s Timing, God’s Glory « LIFE at Wheaton Bible Church

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

In This Issue…

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 31 other followers

%d bloggers like this: