LIFE at Wheaton Bible Church

Home of Wheaton Bible Church's Quarterly Magazine

La Historia de Silvia

Primer fruto de Puente del Pueblo

[primeros frutos: el producto temprano o resultado de un esfuerzo]

(Read in English)

Cuando Silvia Aguilar y su hijo mayor, Michael, fueron bautizados durante la última celebración de bautismos conjuntos, fue un evento importante para Silvia y su familia. Esta nueva creyente expresó de forma firme y exuberante públicamente que se bautizaba porque había puesto su fe en Jesucristo como su Salvador y su Señor.

Su bautismo también fue una ocasión de gran significado para el Puente del Pueblo, nuestro ministerio de alcance a la comunidad en los apartamentos Timberlake (anteriormente Westwood). Esa noche de sábado, el Director del Puente, Mateo McNiel y la Trabajadora Social Irene Owens estaban viendo de forma tangible el fruto espiritual de su ministerio. Estaban siendo testigos del primer bautismo de alguien quien había llegado a poner su fe en Jesucristo como resultado del trabajo del Puente en la comunidad.

El Principio

Irene recuerda de forma clara el primer contacto con Silvia poco después de que se abrieron las puertas del Puente hace tres años. Silvia y su esposo, Heriberto, estaban preocupados porque no habían logrado completar la cantidad necesaria para su próximo pago de la renta y solicitaron la ayuda del programa de Servicio Social del Puente. Justo unos pocos días después de la entrevista de evaluación inicial, la pareja fue capaz de resolver su problema de la renta por si mismos y no necesitaron la ayuda- pero una conexión importante había comenzado entre Silvia e Irene.

Como ella suele hacerlo con todos sus clientes de servicio social, en una de sus primeras conversaciones, Irene invitó a Silvia a la iglesia. Ella continuó el contacto con Silvia, y pronto después de una segunda invitación, no solo Silvia y sus hijos comenzaron a asistir a la Iglesia del Pueblo, sino su cuñada y sus hijos la acompañaban frecuentemente.

Después de un año, Silvia estaba asistiendo fielmente a la Iglesia, pero Irene no estaba segura donde estaba Silvia en su relación con Jesucristo.

La Transformación

Irene recuerda, “Silvia vino a mi oficina un día y le dije “Estoy contenta de que estás yendo a la iglesia todos los domingos, pero dónde estás en relación a Jesucristo?

“Me sorprendió,” dijo Irene, “porque realmente me abrió su corazón. Me dijo que durante uno de los servicios de hace pocos meses atrás, Jesús había abierto sus ojos para verse a si misma y su condición. Había visto su misería y su necesidad de Dios.”

“Ese domingo en la mañana, había aceptado a Jesucristo como su Salvador—ahí sentada en la banca,” Irene recuerda. “Inmediatamente ella comenzó a tener una increíble y fuerte sed de escuchar la Palabra de Dios. Al punto que quería que todo el mundo alrededor de ella se quedaran completamente quieto, que no se movieran ni siquiera para ir al baño.”

“Tan pronto me contó acerca de su decisión de aceptar a Cristo, comenzó a contarme acerca de su vida—una vida muy dura como huérfana, rodeada de violencia y trauma. Pero su encuentro con Jesús estaba sanando su corazón y le estaba dando una nueva perspectiva de la vida.”

“Fue un momento precioso para mí,” dijo Irene, “No pude evitar las lágrimas al escucharla. Pude sentir su dolor, las heridas de su vida, pero al mismo tiempo estuve tan agradecida—y con tanta alegría—de ver como el Espíritu Santo estaba trabajando en su corazón.”

Como alguien que ha llegado a ser una amiga cercana de Silvia, Irene ha sido testigo personal de como su vida ha sido transformada día a día. Su actitud hacia su matrimonio alguna vez con problemas, ha cambiado, “Estoy leyendo y leyendo mi Biblia, quiero aprender más,” dice Silvia y añade “Si vuelvo a México, quiero estar preparada para hablarle a mi familia acerca de Jesús.”

Silvia también ha expresado un deseo grande de ser usada por Dios. Ha llegado a ser una testigo activa—que Irene describe como una “evangelista,” hablando de forma abierta a sus compañeros de trabajo acerca de Jesús.

“No sé cómo salen las palabras de mi boca,” dijo Silvia contando de una conversación reciente en su trabajo, “pero comencé a hablar y las palabras salían de mi boca, cosas que no sabía que sabía de la Biblia.”

Believers Baptism

Cuando el tema del bautismo salió un día, Silvia inmediatamente dijo sí.

“Para ella,” Irene dijo, “era un asunto de obediencia. Ella me dijo, ‘Jesús dijo que tenemos que ser bautizados, así que me voy a bautizar.’ ”

El bautismo fue un momento profundo para Silvia, de tal manera que su respuesta a la pregunta del Pastor de Vida en Comunidad, Juan Marcos Gomez, justo antes de bautizarla.

Para Irene, Silvia es una bendición. “Yo veo en su vida que el amor de Dios sobrepasa y se extiende a toda condición social. Puedes ver el amor de Dios derramándose sobre toda esta vida.”


“Déjeme presentarle a . . .” 

Cuando se le pregunto cómo comienza una conversación en un caso de servicio social, Irene explica, “Siempre asumo que el Puente del Pueblo es parte de la casa de Dios, así que eso me lleva a invitar a todos los recién llegados a conocer al Dueño de la casa.”

“Especialmente cuando alguien viene a nosotros buscando asistencia económica o ayuda con su presupuesto, vemos—con los ojos que Dios nos da—que la necesidad económica es algo temporal, pero que lo que la gente necesita verdaderamente es conocer a Jesús. Podemos ayudarlos a resolver su problema inmediato dándoles un cheque, pero el problema más grande y significativo, su relación con Dios, continúa.

“Durante las entrevistas, digo algo como, “‘¿Usted sabe que Puente del Pueblo es un Centro de Servicio Social Cristiano? Dios puso en el corazón de la gente de Wheaton Bible Church el proveer el dinero para que nosotros estemos aquí. Así que este cheque no viene de mí, es Jesucristo quien se lo está dando a usted, y a Él le gustaría que usted sepa que Él lo ama y que no lo ha olvidado. Él sabe su situación.’”

“Si puedo, les comparto específicamente el Evangelio. Particularmente con las mujeres, comparto mi testimonio personal.” Añade con una sonrisa, “Y también los invito de la forma lo más entusiasta que puedo a la iglesia—de tal manera que ellos sientan que si ellos no van, se van a perder algo muy grande y especial.”

One comment on “La Historia de Silvia

  1. Pingback: Silvia’s Story « LIFE at Wheaton Bible Church

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

In This Issue…

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 31 other followers

%d bloggers like this: