LIFE at Wheaton Bible Church

Home of Wheaton Bible Church's Quarterly Magazine

Puente del Pueblo: El Puente que Dios Construyó…y continúo construyendo

(Read in English)

por Nancy Gruben

Puente del Pueblo Logo

Puente del Pueblo es un esfuerzo conjunto de alcance entre nuestros dos “brazos” de ministerio —Wheaton Bible Church e Iglesia del Pueblo. Está localizado en el complejo de apartamentos Timber Lake (antes Westwood) en West Chicago. Puente provee de un creciente número de servicios a residentes, incluyendo un programa para después de la escuela (afterschool), tutoría, trabajo social, campamentos juveniles, programas de verano, programas de alfabetización, estudios Bíblicos y mucho más. Este artículo explora la historia de Puente, así como detalles de nuevas oportunidades ahora mismo desarrollándose.

Como suele ocurrir, esta obra de Dios comenzó con un sentir en el corazón de una persona, y rápidamente creció a una visión y realidad que sólo El pudo haber concretado. En el proceso, como muchas veces El hace, Dios llamó a muchos a unirse a esta faceta de esta obra transformadora—aquí en nuestra misma comunidad.

El nombre de “Puente del Pueblo” fue escogido porque Wheaton Bible Church y la Iglesia del Pueblo querían que fuera una iniciativa de alcance a la comunidad que sirviera como puente entre nuestra iglesia y las personas a nuestro alrededor. Sin embargo, desde los primeros días, ha servido como un puente de cuidado, respeto mutuo, aprendizaje y crecimiento entre muchos grupos diferentes de la iglesia, de la comunidad, de la ciudad, del staff de Puente y voluntarios, así como con los hombres, mujeres y niños a quienes sirve. Todos están de acuerdo: es un puente que solo Dios pudo haber construido.

El Regalo

Hanibal Rodriguez & Chris McElwee

Hanibal Rodriguez, Pastor de Enseñanza de Iglesia, y Chris McElwee, Pastor de Impacto Local de WBC 

Hace como cinco años, el Pastor Principal de WBC, Rob Bugh, llamó a los líderes claves de la congregación Hispana (Iglesia del Pueblo) y de los ministerios de impacto local de WBC a su oficina. Les dijo que un miembro de la iglesia había decidido hacer una donación de $100,000, pidiendo que fuera utilizado para algún tipo de proyecto de alcance entre ambos brazos de la iglesia.

Eso sucedió en el 2006, cuando nuestro edificio aún se encontraba en el centro de Wheaton, y justo en el momento en que nos encontrábamos preparándonos para la construcción de nuestro nuevo edificio. Aunque esta transición hacia West Chicago estaba todavía a dos años, Chris McElwee, el Pastor de Impacto Local de WBC, así como Hanibal, ahora el Pastor de Enseñanza de Iglesia, empezaron a hablar y soñar juntos acerca de como pudiéramos servir a nuestra nueva comunidad. Esta donación iniciada por Dios era exactamente lo que se necesitaba para empezar este proceso.

La Visión

Una de las primeras llamadas que hicieron fue a Chris Ellerman, el Director de Outreach Community Ministries en Carol Stream. Por más de treinta años, éste ministerio local ha sido un ejemplo brillante de alcance transformador comunitario y tiene sus raíces entrelazadas a las nuestras. De hecho, Wheaton Bible Church fue una de las iglesias fundadoras, y continuamos apoyando su trabajo hasta el día de hoy. Como Chris McElwee explica, “Las semillas de Outreach Community fueron plantadas cuando un pastor de jóvenes de Wheaton Bible Church guió una Escuela Bíblica de Vacaciones” y una clase de Escuela Dominical, en un complejo de apartamentos de Carol Stream. El después decidió mejor rentar un apartamento y hacer el trabajo de alcance desde ahí. Eventualmente invitó a varias iglesias—incluyendo WBC—a trabajar juntas y contrataron a Chris Ellerman, quien entonces estudiaba su maestría en Wheaton, a que viniera y dirigiera este esfuerzo.”

Ahora nuestra iglesia estaba buscando la experiencia y habilidades de Ellerman para ayudarles a planear de manera efectiva el uso de este regalo financiero único y designado con este propósito en particular. Lo que pudieron recibir a cambio fue una visión más amplia y un modelo exitoso que pudieran adoptar y adaptar.

McElwee explica, “cuando hablamos con Chris Ellerman, el nos dio una visión de algo mucho más grande. Nos animó a usar de esta donación que habíamos recibido como una semilla en lugar de mirarla como un esfuerzo único que tenía un alcance limitado. Así que expandimos nuestros pensamientos acerca de lo que Dios pudiera tener en mente, y empezamos a considerar posibilidades más grandes y a más largo plazo, usando como modelo Community Outreach.  Ellos comenzaron entonces el proceso escuchando. Lo que escucharon fue seguido de una serie de eventos que sólo Dios pudo haber orquestado.”

Las Conexiones

El equipo estaba convencido de que nos deberíamos enfocar en West Chicago. No sólo la iglesia se estaría moviendo a esa comunidad, pero la ciudad también tenía una gran concentración de población Hispana, algo que permitió que fuera un esfuerzo entre nuestras dos congregaciones.

Sin embargo, como Chris McElwee recuerda, “Queríamos empezar recorriendo West Chicago sólo escuchando. Eso nos ayudaría de dos maneras: primero, nos dejaría ver las necesidades presentes. Pero en segundo lugar, dejaría saber a la comunidad que estábamos escuchando, y no solo “aterrizando.” No queríamos que sintieran que estábamos queriendo hacer lo que quisiéramos; queríamos servir. Así que nos reunimos con representantes de la policía. Nos reunimos con representantes de las escuelas. Nos reunimos con trabajadores sociales. Nos reunimos con líderes comunitarios. Y terminamos reuniéndonos con una empleada de la ciudad que estaba a cargo de un Centro de Recursos de la Comunidad en los apartamentos de Westwood, que ahora se llaman Timber Lake.”

Este Centro de Recursos de la Comunidad era financiado por un programa federal dirigido por un empleado del Departamento de Policía de West Chicago. Tenían un banco de comida y un programa after-school para jóvencitos que vivían en los apartamentos. Ella estuvo abierta a esta iniciativa de una iglesia, centrada en los apartamentos, que incluiría un programa de after-school para niños, así como trabajo social para los residentes de bajos recursos.

Timber Lake fue también el lugar ideal por otras razones. Estaba tan sólo a unas millas de nuestra nueva propiedad. Y con un total de 584 unidades, la capacidad de contar con hasta 2,000 residentes—era el 8 % de la población total de West Chicago. Este complejo de apartamentos también es la residencia de muchas familias inmigrantes, incluyendo 500 niños y estudiantes

Otras piezas también encajaron en su lugar. Este complejo está localizado al lado de la escuela Wegner, una escuela pública elemental que estaba dispuesta a proveer salones para el programa de after-school de Puente del Pueblo. Además, los maestros y staff eran extremadamente positivos en cuanto a las ventajas de proveer la experiencia para un programa después de la escuela a sus alumnos, especialmente niños de inmigrantes que muchas veces terminan atrasados en su grado escolar y sin buenas habilidades en el idioma Inglés.

Los dueños del complejo también estaban de acuerdo. Mucho más que eso, ellos hablaban de la posibilidad de este nuevo ministerio de Puente con lágrimas en sus ojos. Son una pareja Cristiana que asisten a una iglesia bíblica en Naperville, y a quienes se dirigieron Chris McElwee y Hanibal Rodriguez acerca de la renta de un apartamento que fueran las oficinas de Puente. Chris recuerda que, “Cuando nos reunimos con ellos por primera vez en un desayuno, escuchaban nuestros planes con lágrimas en sus ojos.”

“Tienen un gran carga en su corazón por la gente que vive en este complejo. Inclusive nos dijeron historias de como varios jovencitos de los apartamentos se estaban metiendo en problemas por no ir a la escuela—y de cómo hablaban con ellos y les ofrecían incentivos financiero para que leyeran libros como el de Una Vida con Propósito. No sólo entonces nos rentaron los dos apartamentos que necesitábamos; ellos afirmaron nuestra idea de ofrecer un programa after-school y de ofrecer servicios sociales. Ellos entendieron que para ayudar a los niños y jovencitos necesitábamos incluir a la familia completa.”

Un Creciente Ministerio Comienza

Matthew McNeil

Matthew McNeil

Al traer la visión a toda la iglesia acerca de este nuevo y a la vez continuo ministerio, la iglesia recaudó una ofrenda especial y contrató a los primeros miembros de este staff—un maestro de tiempo completo, otro de tiempo parcial, un trabajador social de tiempo parcial y al Director de Puente del Pueblo, Matthew McNiel.

De acuerdo a Matthew, comenzaron el programa oficialmente el 17 de Noviembre de 2008 con 11 estudiantes en un sólo salón.

Hoy en día, este programa se ha expandido a tres salones de clases, con un número total de 49, y hay 15 en lista de espera. Este programa está disponible para niños que viven en los apartamentos Timber Lake y que son referidos por sus maestros, con preferencia a aquellos niños que ya son parte del programa. Este se enfoca completamente en el aspecto académico cuatro días a la semana, con un componente de educación Cristiana opcional los días Viernes.

De acuerdo a Matthew McNiel, el “programa se centra alrededor de no sólo completar sus tareas, pero entender sus tareas. Queremos que sea diferente al resto de su día escolar, y una de las maneras que esto sucede es a través del radio de atención entre estudiantes, maestros y voluntarios.  Muchos días tenemos hasta seis tutores para cada salón de 16 o 17, lo cual provee de una atención mucho más personal. Además proveemos de un snack nutritivo y reservamos 30 minutos para actividades recreativas como música, deportes y juegos.”

Al preguntar por qué la educación Cristiana es opcional y se reserva sólo a los días Viernes, Matthew responde que, “reconocemos que el programa ejerce poder y autoridad por ser un excelente recurso académico gratuito a familias inmigrantes. Algunas de estas familias son Musulmanes. No queremos comunicarles desde nuestra posición de ‘poder’ que sólo pueden disfrutar de este programa si toleran la educación Cristiana. Queremos que tengan la libertad de optar sacar a sus niños de esta parte del programa. Dada esta opción, casi todos los niños participan.”

Al crecer este programa de after-school, también han crecido las relaciones con la escuela, maestros y familias. Como cualquier maestro sabe, una clase es un espacio muy personal. El permitir que otras personas lo usen después de las horas de su uso es como dejar que otras personas usen tu casa cuando no estás ahí. El poder operar ahora usando tres salones de clase de escuela, agregan Chris y Matthew, se debe al cuidado e interés genuino de los maestros por los éxitos de sus estudiantes. Han sido recibidos muy bien, al mismo tiempo que han querido ser buenas “visitas” en estas facilidades.

“Por ejemplo, tenemos una póliza de no preguntar qué pasó, si vemos que hay algo que se rompió en el salón, simplemente lo reemplazamos”. Continúa diciendo Matthew que, “Así, al final del año, siempre proveemos un almuerzo de apreciación a los maestros para agradecerles el dejarnos usar sus facilidades y poder colaborar juntos.”

Este tiempo informal también permite a los maestros el proveernos de sus comentarios en cuanto al programa, algo que puede entonces complementar su esfuerzo con tutoría individualizada. Muchos de ellos también comparten su apreciación a nombre de los estudiantes, y expresan su sorpresa del número de los voluntarios dispuestos a venir a ayudar e invertir en la vida de sus niños.

Las relaciones con las familias del complejo de apartamentos también han crecido; así también el respeto hacia Puente como una fuente de ayuda, no sólo por parte los propietarios del complejo, pero también de los mismos residentes. La oficina de rentas está a tan sólo veinte yardas de la oficina de Puente. En el primer año, 60 por ciento de los casos eran referidos por ellos, pero ahora ese número ha disminuido a 30 por ciento, siendo la mayoría de referencias de amigos y vecinos. Matthew cree que esta es una muy buena señal, “Porque, dice, han pasado la voz acerca de nuestro trabajo y la gente ha tenido una buena experiencia. El venir a nuestras oficinas fue una experiencia que les dió dignidad. De hecho, el año pasado más de 125 familias vinieron a nuestra oficina de ayuda social por algún tipo de necesidad que estaban experimentando.”

Esas necesidades han ayudado a expander y moldear el alcance de Puente a lo que es hoy en día. La mayoría de la gente asumiría que el aprender inglés sería una de las mayores necesidades de los inmigrantes, y de hecho, tutores del programa para enseñar inglés como segunda lengua son reunidos con también 50 residentes de Timber Lake a través del ministerio de Puente. Sin embargo, una gran preocupación para muchos ha sido el aprender a leer y escribir en español. Matthew recuerda como “en nuestro primer año, teníamos a muchas personas hispanas viniendo a nuestra oficina para pedirnos ayuda para poder leer documentos en español ya que para muchos, la educación en sus países de origen era costosa y no obligatoria como lo es aquí. Algunos vienen de trasfondos muy pobres, trabajando en el campo desde los ocho años. Otros han compartido con nosotros como perdieron a su madre a edad temprana y tuvieron que dejar la escuela para trabajar y ayudar al apoyo de la familia.”

Case management

La Trabajadora Social, Irene Owens, con una de sus clientes

La Trabajadora Social del staff de Puente, Irene, había recibido entrenamiento previo como maestra de Español y comenzó esta área de alcance de Puente en 2010. Chris McElwee recuerda que, “ella mostró bastante iniciativa, incluyendo varias horas adicionales de trabajo voluntario. Ella dirigió el primer grupo de clases de alfabetización en español con un grupo de hombres y mujeres—quienes ahora saben leer y tienen maravillosas historias del impacto que ha traído a sus vidas como resultado de esto.”

Durante los veranos, otros se han ofrecido a ayudar a crear y correr programas adicionales. Un grupo de hombres del ministerio Huddle pudieron formar un campamento de béisbol. Una persona que asiste a nuestra iglesia y que es miembro del grupo del comité ejecutivo de un campamento Cristiano proveyó a Puente de veinticuatro becas para un campamento de una semana. Otro campamento de soccer también se añadió a las opciones de verano cuando el ministerio de deportes de la Iglesia del Pueblo cambió de lugar de su campamento de soccer de verano a la escuela Wegner, dando así mayor acceso a los niños de los residentes. Un campamento de karate, otro de regreso a la escuela, y aún otro de arte, se añadieron a las opciones de verano, gracias a la disposición de voluntarios que estuvieron dispuestos a dirigirlos y servir.

Nuevas Oportunidades

La expansión de Puente resultó en algunas dificultades naturales a este tipo de crecimiento. Los miembros del staff trataban de acomodarse en sus oficinas con espacio limitado para poder proveer trabajo social, entrenamiento a voluntarios y tutoría a personas aprendiendo inglés. Después de haber entrenado y activado a veinte voluntarios como tutores a personas para quienes el inglés es su segundo idioma, a principio de año Matthew hizo la decisión de entrenar a otros veinte—algo que él describe como un “acto de fe.” Las facilidades simplemente no tenían suficiente espacio para el crecimiento que estaban experimentando.

Chris McElwee al explicar una preocupación adicional que estaban experimentando dice que, “en nuestro plan original, la idea era trabajar con estudiantes hasta que llegaran al grado doce. Esto era una de las cosas más importantes para Iglesia del Pueblo, puesto que querían ver a estos chicos también ir a la universidad. Muchas de las familias Hispanas inmigrantes nunca han tenido la oportunidad de tener una educación. Ahora que están en los Estados Unidos, quisieran que sus hijos fueran a la universidad. Pero, ¿Cómo pudieran facilitar esto?”

Fue entonces, la primavera pasada, que el jefe de la policía vino a Chris para dejarle saber que él Centro de Recursos para la Comunidad estaba experimentado cortes a su presupuesto que iban a requerir que se tuvieran que mover de su espacio. Chris recuerda como el jefe de la policía le dijo, ‘si nos tuviéramos que mover, ¿Ustedes considerarían moverse a este espacio?’ Chris dice, “Ni siquiera tuve que orar al respecto, le dije que habíamos estado queriendo expandernos, y esto nos proveería las facilidades ideales para facilitar esto. Claro que en ese tiempo no sabía como íbamos a poder financiar esto, puesto que significaría gastos adicionales para staff y para renovación del lugar.”

Sin embargo, Dios ya estaba ajustando los recursos necesarios. Un nuevo donador tenía carga por comenzar un fondo para ayuda financiera para ayudar a jóvenes a ir a la universidad. Así, con los regalos adicionales de muchas, muchas otras personas, Puente del Pueblo pudo tener el presupuesto adicional para acceder y utilizar este espacio de 2,300 pies cuadrados para el siguiente año. Está localizado idealmente en el centro del complejo de apartamentos de Timber Lake.

Iglesia del Pueblo's Community Group at Timber Lake

El Grupo Comunitario en Timber Lake

Al mismo tiempo en los últimos meses, Iglesia del Pueblo sintió que era tiempo de comenzar un Grupo Comunitario en Timber Lake, invitando a personas que asisten a la Iglesia y que viven en West Chicago, a unirse a Jesús en Su misión de alcanzar el mundo, yendo a su comunidad y cuidando de sus vecinos a la vez que proclaman el evangelio. Gracias a las relaciones hechas por los últimos dos años, pudieron organizar una reunión de introducción invitando a personas a venir. 18 adultos vinieron el primer miércoles en la noche y han tenido una asistencia consistente por ya varios meses.

El nuevo espacio no pudo haber estado mejor. De acuerdo a Matthew, “Estamos usando el edificio los miércoles en la noche para el Grupo Comunitario y los tutores del programa para enseñar inglés ESL que apenas habíamos entrenado tienen espacio para sus clases. ¡No lo hubiéramos podido planear para un momento mejor!”

Wil Franco

Wil Franco

Las piezas tambien han encajado muy bien para un mayor alcance a estudiantes de junior high y high school. De acuerdo a Chris, “Wil Franco, un energético nuevo miembro del staff, ha empezado a trabajar tiempo parcial como pastor de jóvenes de Iglesia, y las otras tres partes de su tiempo en Puente.” Apenas el mes pasado comenzó un programa de afterschool durante cuatro días a la semana en las nuevas instalaciones para estudiantes de junior high y high school, con capacidad para hasta veinticinco jovencitos y jovencitas”.

A cada paso, Dios ha dirigido y provisto lo necesario. En el primero año de Puente, el presupuesto era de más o menos $150,000—50 % más que la donación inicial provista por hombres y mujeres que pudieron captar la visión completa. Este año pasado, las donaciones alcanzaron a casi $300,000. Además 120 diferentes personas dieron como voluntarias más de 10,000 horas—lo que es equivalente a cinco personas trabajando tiempo completo.

Y, ¿Qué entonces en cuanto a esa cantidad original que se quería que fuera usada como “semilla” para algo más?  Chris McElwee, al explicar, dice que “en un sentido, todavía  lo tenemos ya que nuestro presupuesto del año pasado fue tres veces más que la donación original. A fin de año, teníamos más de $90,000 en nuestra cuenta. Dios realmente ha afirmado que El puede proveer para un esfuerzo a largo plazo y para alcanzar a nuestros vecinos ahí. ”

Jonathan Gonzalez canta y toca la guitarra en el Grupo Comunitario de Timber Lake

Lo que es de más satisfacción no tiene que ver con finanzas. Chris y Matthew confirman, es la manera que Dios ha afirmado los esfuerzos conjuntos de Wheaton Bible Church y la Iglesia del Pueblo.

De acuerdo a Matthew, “la más reciente oportunidad de expander este espacio y las cosas que están pasando en el Grupo Comunitario, se sienten como circunstancias providencialmente preparadas y a través de las cuales Dios está diciendo, ‘Continúa con esto. Afirmo tu esfuerzo. Trabajemos juntos aquí.’”

Chris está de acuerdo, “Creo que lo más emocionante es que fue una meta desde el principio que WBC e Iglesia trabajasen juntos afuera de las cuatro paredes del templo. Nos ha tomado tres años, pero era lo que soñábamos  hacer antes de que Rob nos llamara a su oficina—ahora estamos allá, Iglesia está haciendo lo que saben hacer bien—proclamando el mensaje del evangelio en español. Y WBC está también haciendo lo que hacemos bien, programación de after-school y proveer voluntarios. Estamos trabajando en las áreas que somos fuertes. Dios nos está mostrando el camino. Y estamos viendo a nuevas personas conocer a Jesús como su Salvador.”

Únase a la Aventura

Si quisiera usar sus dones y habilidades en estos esfuerzos de alcance a través de Puente del Pueblo, estas son algunas maneras en que lo puede hacer:

  • involucrarse en ESL, enseñando inglés para quienes este lenguaje es su segundo idioma
  • tutoría para el programa
  • ayuda en proyectos de construcción y remodelación
  • ayuda en la oficina
  • contabilidad
  • eventos especiales/hospitalidad
  • ayuda a familias de refugiados

Para ser voluntario o voluntaria, o para mayor información, contacte a nuestro Coordinador de Voluntarios de Puente, Barb Westrate, bwestrate@wheatonbible.org, 630.876.6684.


SOBRE LA AUTORA
Nancy Gruben es voluntaria en la área de Comunicación.  Nancy y su marido, Don, han asistido a Wheaton Bible Church desde 1995.

One comment on “Puente del Pueblo: El Puente que Dios Construyó…y continúo construyendo

  1. Pingback: Puente del Pueblo: The Bridge that God Built…and Keeps on Building « LIFE at Wheaton Bible Church

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

In This Issue…

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 31 other followers

%d bloggers like this: