LIFE at Wheaton Bible Church

Home of Wheaton Bible Church's Quarterly Magazine

La Historia de Josefina

Supe de la Iglesia del Pueblo alrededor de siete años atrás, pero nunca asistí regularmente porque desde que llegamos a los Estados Unidos, nuestras vidas han estado envueltas alrededor de trabajar, trabajar y trabajar.

Después de haber estado separados como familia por un par de años, el Señor en Su gracia, nos permitió a volver a reunimos nosotros cuatro una vez más, y mis hijas comenzar a asistir a la iglesia cuando había un servicio de autobús para familias en la comunidad que no tuvieran transportación.  Ellas realmente disfrutaron las clases y la interacción con los maestros y otros niños.  A menudo me decían, “Mamí, vamos a la iglesia, queremos ir contigo,” pero yo les decía que no tenía esa opci´øn.  Estaba poniendo mi trabajo por sobre todo lo demás, y pasaron días, meses y hasta un par de años en los que estaba bastante ausente de la vida de mis hijas y completamente lejos de Dios.

Un día, y debido a algunas circunstancias difíciles, mi esposo y yo decidimos sue nuestras visas necesitaban ir contigo, “peru yo, les un giro different, sue no podía ser solo acerca del trabajo, y aún cuando era había sido la razón de venir a este país, mi trabajo se había convertido en lo más importante de mi vida, entonces, decidí renunciar.

Unos amigos me empezaron a invitar al Grupo Comunitario, y aunque rechacé la invitación un par de veces, una vez que fui, entendí que aunque había estado viviendo como pensaba era lo mejor, Dios tenía algo diferente para mi vida. Ahora nos encanta ir y aprendemos muchas cosas nuevas.

Al final del 2011, mis hijas pudieron participar en el coro de niños, algo que nunca soñé pudiera ocurrir.  Después mi hija me dijo algo que nunca olvidaré: “Mamá, quizá no tengamos dinero para Navidad, pero un bello regalo que hemos recibido es que Dios ha venido a nuestras vidas.” Mi hija Alexandra aceptó al Señor, y después, el 15 de Diciembre, yo también entendí lo que Cristo había hecho por mí. Siempre pensé que Él estaría enojado conmigo por todo lo malo que había hecho.  Anhelaba oír que Él no lo estaba y que me perdonaba.

Ahora asistimos a Iglesia del Pueblo cada semana y a “Comienzos”. Lo que estoy viviendo y que puedo observar son cosas que me motivan a seguir adelante, guiada de las manos del Señor.

NOTA: Josefina y su hija Alexandra se bautizaron recientemente. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on May 27, 2012 by in My Story, Verano 2012, Vida.

In This Issue…

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 31 other followers

%d bloggers like this: